Basílica de Nuestra Señora del Villar

Basílica de Nuestra Señora del Villar

Basílica construida a lo largo del siglo XVII y redecorada en el XX donde se venera a Nuestra Señora del Villar

La basílica de Nuestra Señora del Villar fue construida a lo largo del siglo XVII y redecorada en 1938. La construcción sustituyó a la antigua ermita donde se veneraba a la Virgen del Villar, patrona de la ciudad. Así mismo, en sus alrededores, en 1899 se erigió el convento de los pasionistas, cuya orden hoy día custodia dicho emplazamiento.

La planta del templo la compone una nave única de cinco tramos, cabecera recta y crucero. El exterior de ladrillo y piedra muestra una fachada que sigue las pautas estilísticas de los modelos conventuales del siglo XVII: enmarcada por pilastras, encabezada por un frontón triangular que realiza las funciones de campanario, hornacina con la imagen de la Virgen del Villar sobre su puerta de arco de medio punto y cornisa, con vanos en el segundo cuerpo y aletones curvos en los laterales.

El interior, cubierto por bóvedas de medio cañón y cúpula sobre el crucero, contiene un destacable retablo mayor de mediados del siglo XVII, obra de Diego Pérez de Vidángoz y Virto, que acoge la talla gótica de una Virgen del Villar que muestra modificaciones barrocas, y una serie de lienzos de escenas bíblicas; a ello se suman varios retablos menores también del siglo XVII.

villar-3
villar-1
villar-2
villar-4
villar-6