Convento de las Benedictinas. Museo de Arte Sacro

Convento de las Benedictinas. Museo de Arte Sacro

Conjunto conventual del s. XVII que acoge al Museo de Arte Sacro

El origen de esta obra monástica de estilo barroco está asociado a la figura del corellano Pedro de Baigorri -capitán general y gobernador de Trinidad de Santa María, Buenos Aires y Río de la Plata- por destinar en 1659 la cantidad de 16.000 pesos para la construcción de un convento bajo la advocación de la Encarnación en la ciudad; cometido que ocupó acogiendo a la orden benedictina hasta la década de los años setenta del siglo pasado, cuando el edificio pasó a convertirse tras una pequeña remodelación en lo que actualmente conocemos como Museo de Arte Sacro, propiedad de la Fundación Arrese.

La construcción se divide en dos cuerpos que corresponden a una residencia monástica cuya estructura gira en torno a un patio central abierto por arcos dobles de medio punto; y, adosado al mismo y comunicado a través de los coros, a un templo de planta de cruz latina con una única nave y cabecera recta.

Ambos cuerpos comparten una bonita fachada de ladrillo sobre zócalo de piedra con tres calles articuladas por pilastras. La central alberga la portada principal que soporta en su frontón una hornacina con la figura de San Bernardo, por encima un frontispicio, con ventana a cuyos lados se sitúan entre tallas geométricas de ladrillo los escudos de la ciudad, y un frontón triangular con óculo la coronan. Las calles laterales muestran una única altura con puertas adinteladas, frontones semicirculares y pilastras rematadas por hornacinas, pirámides y bolas.

El interior de la iglesia está articulado por pilastras y cornisa de triglifos y metopas; bóvedas de cañón con lunetos cubren la nave y una cúpula de media naranja un crucero cuyos lienzos de evangelistas en las pechinas y santos en los lunetos fueron añadidos en el s. XIX, y sus motivos floreados en los arcos a mediados del s. XX.

El retablo mayor y los dos laterales los sufragó el pamplonés y capitán general de Perú José de Armendáriz y Perurena al profesar en la orden su hermana la madre Teresa de San Benito; fueron realizados entre los años 1741 y 1744 por el maestro Baltasar de Gambarte siguiendo un novedoso estilo rococó. Destaca entre ellos el retablo mayor por el relieve de la Encarnación y remate del Espíritu Santo en el ático. A esta riqueza se suman los magníficos lienzos de mediados del siglo XVII de Ximénez Donoso, un rico ajuar de plata y una diversa colección que recoge el visitable Museo de Arte Sacro.

museo-arte-sacro-1
museo-arte-sacro-2