Crespones negros

Crespones negros

La vida es tan corta, que perderse un solo instante resulta irreparable. No poder acompañar a un ser querido en sus últimos instantes de su vida, conociendo que pronto nos va a dejar, resulta muy doloroso.

Esta crisis que estamos viviendo, además de llevarse a miles de personas en todo el planeta, tiene la irreparable consecuencia de no poder acompañar a los seres queridos en el último momento. Añadido a este dolor, por miedo al contagio, tampoco nos está permitiendo en la hora de la despedida final, hacerlo junto a todas aquellas personas que a quien ha fallecido, le hubiera gustado que estuvieran acompañándole.

Esa irremediable sensación de soledad no puede ser sustituida por nada en este mundo. Somos conscientes de ello, pero el Ayuntamiento de Corella, quiere hacer extensible el duelo a toda una ciudad, de quienes están muriendo y no pueden ser acompañados.

Por ello hemos tomado la decisión como homenaje y respeto, colocar crespones negros en las banderas del balcón del ayuntamiento, y que ondeen a media asta. Un acuerdo que mantendremos hasta que la ciencia encuentre la medicina para que nuestros muertos no mueran, ni se entierren, sin la compañía de sus seres queridos.