Más control en la piscina municipal de Corella.

Más control en la piscina municipal de Corella.

El Ayuntamiento de Corella, durante los meses de confinamiento, no dejó de trabajar para poder abrir las piscinas si las autoridades sanitarias lo permitían. Abrir con todas las medidas de seguridad frente a los contagios de coronavirus.

Abrir suponía también, que los usuarios y usuarias colaboraran. Entre las medidas tomadas, y el comportamiento responsable de los usuarios/as, nos permitiría que este verano tuviéramos en Corella el servicio de piscinas municipales abierto.

Una mayoría muy amplia de usuarios/as acepta y cumple las normas que nos imponen desde los servicios sanitarios del Gobierno de Navarra. Normas que no dicta el Ayuntamiento, pero que está obligado hacer cumplir.

Sin embargo, una minoría muy pequeña de usuarios se empeña en no cumplir las normas, y lo podemos entender o no, las normas están dictadas para la seguridad de todos/as frente a los contagios.

Esta minoría no solo incumple, sino que también se enfrenta a los trabajadores de la empresa que tiene adjudicado el control de accesos y de las normas de las piscinas.

El Ayuntamiento no acepta que esta minoría ponga en riesgo la temporada de piscina, que aunque con restricciones es un alivio para buena parte de la ciudadanía corellana.

Por este motivo, como resulta imposible el control permanente de la policía municipal u otros cuerpos policiales en el recinto de piscinas municipales, desde este sábado, como apoyo a los trabajadores/as de Adisco, un vigilante seguridad privada participará en el control de las normas en las piscinas municipales