No nos podemos relajar, el COVID 19 está aquí

No nos podemos relajar, el COVID 19 está aquí

Pasan los días desde el desconfinamiento y parece que buena parte de la sociedad corellana nos estamos relajando demasiado. Pero el virus permanece entre nosotros. En la Ribera, de nuevo, se encienden las alarmas.

No cabe duda de que podemos realizar muchas actividades, desde salir a la calle, ir a trabajar, reunirnos con amigos y familiares en la calle y terrazas de los bares o escuchar un concierto en la plaza. Pero no podemos olvidar que debemos observar ciertas reglas de seguridad que en ocasiones no se están cumpliendo.

No podemos pedir que la policía, ya sea local, foral o la Guardia Civil esté detrás de nosotros y nosotras todo el día. Debemos ser nosotros/as quienes cumplamos las normas, seamos responsables y recordemos, con todo respeto, la importancia del problema a quienes no se lo tomen en serio. La mayor seguridad para no contagiarnos es cumplir las normas de Sanidad.

Debemos mantener las distancias de seguridad, usar las mascarillas, porque son la mejor barrera contra el virus, pero solo si la llevamos bien colocadas. Debemos evitar las aglomeraciones.

Y a los locales de ocio, bares y restaurantes, recordarles la obligación de cumplir las distancias, que en algunos casos no se están cumpliendo. La obligación de cumplir las normas es de los dueños de bares y restaurantes. Puede que en algunos casos los clientes no actúen correctamente, pero no son ellos los que deben controlar los aforos ni las distancias, aunque están obligados a mantenerlas. Son los responsables de los locales quienes deben cumplir y hacer cumplir las normas. En caso de incumplimiento este Ayuntamiento actuará con la debida contundencia.

No podemos por irresponsabilidad volver a la situación de tener, de nuevo, una ciudad confinada en sus casas.
La responsabilidad para no contagiarnos es de todos y todas. Mantén la distancia de seguridad. Usa la mascarilla correctamente. Higiene minuciosa de manos y objetos personales. Evita las aglomeraciones.

POR LA SALUD DE TODOS Y TODAS.