Plaza de Toros

Hasta mitad del s. XIX todos los festejos taurinos en Corella, se celebraban en un espacio público, la Plaza del Rosario. En 1845, tres corellanos, Miguel Poyales, Claudio Díaz e Hipólito Nieva, se asocian para construir a su cargo una Plaza de Toros en Corella. Compran terrenos en el paraje denominado “Las Eras de Santa Bárbara” y comienzan las obras el 17 de noviembre de 1845, terminando su ejecución en 1847. La corrida de toros que se organizó en Corella en 1846 con motivo de la boda de Isabel II, ya se celebró en esta Plaza, aun cuando faltasen por ejecutar ciertas obras que no afectaban al desarrollo del festejo taurino.

Desde 1875 y hasta 1928 los propietarios organizaron por su cuenta los festejos taurinos en la Plaza de Toros de su propiedad. A partir de 1930, el Ayuntamiento de Corella ha arrendado la Plaza de Toros de Corella a sus propietarios, los últimos 75 años, para subarrendarla a un empresario que organice los festejos taurinos de la Feria de San Miguel.