Recuperadas las fotos de los Marcelino García (padre e hijo)

Recuperadas las fotos de los Marcelino García (padre e hijo)

En el verano de 2006, Juan Escudero Arévalo donó, al ayuntamiento de Corella, una colección de negativos fotográficos, en su mayor parte placas de cristal y acetatos, proveniente del archivo de los fotógrafos locales Marcelino García Martínez y su hijo Marcelino García Asiáin, conservado durante décadas por ellos y su familia. Los dos, tanto el padre como el hijo, además de comerciantes y pintores, fueron fotógrafos profesionales.

El conjunto de negativos (más de 4.000) desaparecieron del control municipal en fechas posteriores a las elecciones de mayo de 2007. Pero de nuevo han sido recuperados, y afortunadamente podremos disfrutar en un futuro muy cercano de unas imágenes históricas, reflejo real de la Ciudad de Corella de principios del siglo XX, a los años 60 del mismo siglo.

La colección de negativos, se compone mayoritariamente de típicos retratos de familias completas, grupos sociales y multitud de retratos personales, también hay muchas imágenes de la ciudad de Corella, de edificios, calles, palacios, actos sociales de bodas, entierros, procesiones, etc. Toda una imagen gráfica de una época que principalmente se sitúa entre los primeros años cuarenta y los años sesenta.

El ayuntamiento tiene la idea de editar un libro con las mejores fotografías y pinturas, además de una biografía extensa de los dos Marcelinos, padre e hijo

Depósito en el Archivo de Navarra: Restauración, Digitalización y Conservación.

El ayuntamiento de Corella preocupado por dos motivos, como son, la seguridad y la conservación de este valioso patrimonio fotográfico, después de consultar con expertos en conservación de fondos fotográficos de la universidad, así como archiveros, ha optado por la solución que se entiende más adecuada para no perder ni el control ni la calidad de las imágenes. A través de un convenio con la Institución Príncipe de Viana, se depositará toda la colección, en el Archivo Real y General de Navarra sin perder en ningún momento el Ayuntamiento de Corella la propiedad de la colección.

En el convenio queda reflejado el plazo del depósito que son 30 años, mientras se cumplan las condiciones del convenio, y pasado ese plazo se prorrogará por voluntad de las dos partes por periodos de 10 años.

A su vez, el Archivo Real y General de Navarra velará para proteger la propiedad intelectual de las fotografías. En toda la difusión que se realice de los bienes estos figurarán como pertenecientes al “AYUNTAMIENTO DE CORELLA” y se hará constar la autoría correspondiente.

Además, el Archivo de Navarra, abordará un proyecto de restauración y digitalización completa de todos los negativos, realizando una copiada digital para su puesta a disposición de los investigadores a través de la consulta pública, tanto presencial como en Internet y facilitará una copia digital al Ayuntamiento en alta resolución, con un inventario de descripción del mismo.

Con esto se evitará, que independientemente de qué responsables políticos haya en cada momento, pueda extraviarse de nuevo esta valiosa colección.

Los autores del archivo

Marcelino García Martinez (1877-1950)
Marcelino García MartínezLos autores de este archivo son por un lado Marcelino García Martinez que, aunque nació en Grávalos el 2 de junio de 1877, era hijo del corellano Tiburcio García Aznárez que se había instalado en sete municipio como pastelero y pintor.

Al año de nacer sus padres regresaron a Corella. Una vez adulto siguió los pasos profesionales de su padre como confitero y pintor, añadiendo la actividad de fotografía en su casa de la calle Mayor nº 50, donde abrió un estudio fotográfico, que se anunciaba como “Nuevo estudio fotográfico instalado con los mejores adelantos”.

Conocemos en su obra fotográfica, diversa temática, como el retrato, fotografía urbana, paisaje y comercial. Realizó una serie fotográfica de Fitero, impresa en postales. Dejó una importante colección de clichés, tanto en cristal como acetato. En las revistas festivas “Corella de Gala” de 1903 y 1904, y “Corella Ilustrado” de 1904, publicó anuncios de su Estudio fotográfico, “Gran Fotografía Artística de Marcelino García. Calle Mayor, 50”, en los que ofrecía la realización de trabajos fotográficos en diversas técnicas, tamaños, colores etc. Durante varios años, fotografías suyas ilustraron tanto la portada como el interior de varios programas oficiales de Fiestas de Corella.

Como pintor, dejó obra en la capilla de Ntra. Sra. de la Barda, en Fitero, y en la decoración de la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. del Rosario, en Corella.
Marcelino García Martínez, falleció en Corella en 1950

Marcelino García Asiáin (1912-1985)
Marcelino García AsiaínMarcelino García Asiáin nació en Corella el 20 de abril de 1912. Creció en un ambiente que respiraba arte y muy pronto demostró su inclinación y dotes para el dibujo. Fue el único hijo que sobrevivió de cuatro, por ello, sus padres, le protegieron de tal manera que coartaron su vida artística al no salir de Corella, con la excepción de un mes que marcho a realizar breves estudios de pintura en San Sebastián y Madrid con el profesor D. Ricardo Gómez Jimeno, 1º Medalla Nacional de Bellas Artes de Burdeos. D. Ricardo fue quién animo a Marcelino a que siguiera su impulso por la pintura.

Marcelino García fue un artista que trabajo con distintos soportes, técnicas y materiales. En el inicio de su carrera artística se dedicó a la fotografía y la pintura decorativa. Fotografió a todo el pueblo para hacer el 1º carnet personalizado de identidad y realizo todos los pergaminos (muy en boga entonces) para personalidades y ministros. Frescos y murales de todo tipo se conservan por todo Navarra, colaboro en la restauración de la cúpula de la Iglesia de San Miguel.

Comenzó a pintar acuarelas y óleos simultáneamente a su nombramiento como profesor de la recién creada Escuela de Artes y Oficios de Corella en 1950, donde permaneció de profesor hasta su jubilación en 1980. Fue profesor de Dibujo Artístico durante tres años, hasta la llegada a la Escuela, de sus compañeros y amigos, Rafael Huerta y José Mª Ascunce, y posteriormente 17 años en Pintura y 10 en Dorado y Policromía. Con estos artistas y amigos aprendió muchísimo y mejoro su pintura y conocimientos. Teniendo en cuenta que culturalmente, España estaba aislada de las corrientes internacionales del arte, por lo que la información que llegaba sobre los movimientos de vanguardia era muy escasa.

Marcelino se embarcó en la aventura del realismo. En el realismo se consideraba que sólo se puede representar los objetos que sean visibles y tangibles para el artista, esto sin duda se observa en el trabajo de Marcelino, pues él sólo pinta o dibuja aquello que ve y que puede palpar, en definitiva, todo lo que pertenece a su entorno físico y afectivo más inmediato.

Lo más interesante de su obra quizá es su capacidad de emocionar, ya sea a través de un objeto, una fruta, un paisaje o de su querida Corella: eso es lo más valioso y preciado de su obra. En su trabajo se denotaba una técnica depuradísima en la que la realidad era objeto de análisis minucioso.

Realizó exposiciones en San Sebastián y Pamplona, con un recuerdo muy especial para la realizada en diciembre de 1973.

El 20 de diciembre de 1983 el Ayuntamiento de Corella le realizó una Exposición-Homenaje.

El 25 de diciembre de 1985 falleció en Corella, dejando solamente en cuadros más de 600 obras, obras repletas de todo lo que formaba parte de su ambiente, en definitiva, de su mundo: su pueblo, sus calles y paisajes de las afueras, luminosos campos e interiores, bodegones y paisajes eran los principales motivos de sus cuadros

Imaganes y pinturas de Marcelino García Asiaín 

Información biográfica e imágenes para este articulo aportadas por:
•Victor Baigorri (nieto de Marcelino)
•Carlos y Ramón Villanueva